MENU

7+ 1: Estrenos asiáticos en España en 2012

24/12/2012

El año 2012 se acaba. Muchos han sido los estrenos asiáticos que se han producido a lo largo de este año (desde Pietà, que ha supuesto al primer León de Oro para una cinta coreana, al díptico indio presentado en Cannes, Gangs of Wasseypur, calificado hace tan sólo unas horas como una de las mejores producciones indias del año). De todos estos estrenos asiáticos, a España nos ha llegado la punta del iceberg, 8 películas (una más que en el 2011), con una recaudación total de cerca de ochocientos mil euros, lo que significa una rebaja de un 50% de la cifra obtenida el pasado año. En relación a la procedencia, los films que se han estrenado en nuestro país proceden de tan sólo 3 nacionalidades asiáticas: 2 películas japonesas, y 3 cintas procedentes de Corea y China, respectivamente.

Año marcado por la resistencia de un sector ahogado por la ausencia de público en las salas de cine (el IVA no ha hecho sino acentuar el descenso), y por la falta de consenso en la creación de una ley global del cine. En este panorama, la distribución no encuentra fórmulas para estrenar en salas de cine producciones que no tengan sello americano, europeo “arty” (Intoncable sería uno de los títulos que encajarían a la perfección en este target), o que hayan sido previamente premiadas en alguno de los grandes festivales internacionales. Evidentemente las producciones asiáticas quedan relegadas a la parte baja de la ecuación “Estreno: beneficio a corto plazo”. Basta echar una mirada a la fecha de los estrenos de las 8 películas asiáticas en nuestro país (enero, agosto…) para darse cuenta la dificultad con la que se encuentran los distribuidores para exhibir estas películas en las salas comerciales.

Desde luego la visibilidad del cine asiático en nuestro país hay que encontrarla no sólo en los estrenos comerciales (cine invisible), sino en su presencia en los festivales de cine (tanto generalistas: Festival de cine de Sitges, Festival de San Sebastián, Valladolid, Gijón… o especializados: Festival Nits de Cinema Oriental), en los lanzamientos en formatos domésticos (a los que dedicaremos nuestro siguiente reportaje), y en su presencia en la red.

Vamos a analizar los estrenos asiáticos en salas comerciales durante el 2012:

Después de hacerse con el premio al mejor director en el Festival de Sitges, de tener una excelente recepción crítica y de público en su país, de ganar los Bambús de Oro como mejor película asiática y mejor director en los Premios CineAsia 2012, el año no podía empezar de mejor manera para el aficionado al cine asiático con el estreno el 5 de Enero, un día antes de la llegada de los Reyes Magos, del thriller coreano firmado por Na Jong-jin, The Yellow Sea. La película sigue la terrible realidad de un norcoreano residente en China, Gu-nam (Ha Jung-woo), quien después de pedir dinero prestado a unos mafiosos para que su mujer pueda emigrar a Corea del Sur, se encuentra con que ésta no da señales de vida ni le envía el dinero necesario para pagar la deuda, mientras se ve amenazado por los usureros y a punto de perder su trabajo de taxista. Desesperado, acepta una oferta que solventará sus problemas económicos, además de permitirle viajar a Corea donde, tal vez, pueda reencontrar a su esposa; a cambio sólo tiene que hacer una cosa: matar a un hombre. The Yellow Sea, distribuida por Mediatres Estudio de forma limitada (8 copias que fueron rotando por parte de la geografía española), fue vista por cerca de 4.000 espectadores. Una cifra baja si tenemos en cuenta el recorrido que está teniendo la película a nivel de su lanzamiento en DVD/Bluray.

Peor suerte corrió el último trabajo del realizador chino Jia Zhangke, estrenado en nuestro país el 20 de Marzo. De su cine, una ventana a la China posmoderna, emana una infinita tristeza avalada por la encrucijada sociopolítica de una nación abierta a la globalización y al capital en el que los jóvenes no encuentran su lugar. El estreno en España de Historias de Shanghai, (que solo había sido vista en el Festival Internacional de cine de Las Palmas y en el Casa Asia Film Week) de la mano de Karma Films, y que invitaba a dejarse seducir por una de las filmografías más apasionantes del nuevo cine chino, tan sólo fue seguida por 1.500 espectadores (algo así como cuatro sesiones de incondicionales de Amanecer 2, el punto y final de la saga Crepúsculo). Historias de Shanghai nos propone una exploración de las transformaciones del paisaje de una ciudad y los efectos simbólicos en las experiencias personales a través de dieciocho entrevistado. Jia construye un relato sobre Shangahi en donde las historias personales revelan cómo esta ciudad, desde la década del 30 del siglo pasado hasta el presente, se ha constituido como puente estratégico y lugar de intercambios simbólicos y económicos. Confesiones íntimas, material de archivo, fragmentos de películas de cineastas como Wang Tung, Hou Hsiao-Hsien y Wang Bing se entrelazan para reconstruir la memoria colectiva de una sociedad en rápido cambio.

Si hablamos de cine invisible, Revenge: a Love Story, el film hongkonés estrenado el 13 de abril en tres salas de cine  de Barcelona, Lérida y Madrid, de la mano de Atrium Films, es la expresión máxima de la definición de invisibilidad. Proyectada en el Festival de cine de Sitges, la película fue vista por un mayor número de espectadores en su única proyección en el cine Retiro, que en su estreno comercial, donde la vieron algo más de 350 espectadores. Una triste realidad para la que es, probablemente, una de las mejores películas salidas de la factoría de Hong Kong en los últimos años. Revenge: a Love Story ofrece drama, thriller sangriento, pero sobretodo, ofrece un estilo visual alternativo al que estamos acostumbrados a ver en estas producciones. El film se centra en dos crímenes extremadamente crueles relacionados con el estamento policial, en los que dos mujeres embarazadas relacionadas con oficiales de policía son asesinadas. El principal sospechoso es atrapado rápidamente. Un joven que en los interrogatorios destapa una historia de venganza…

El 20 de Mayo se produjo uno de los dos milagros que este año han acontecido en la cartelera española en relación a los estrenos asiáticos. La buena costumbre de distribuidores y exhibidores de hacernos llegar la obra de Hirokazu Kore-eda (sus cinco últimos largometrajes de ficción se han estrenado en España) está permitiendo que los espectadores descubran a un autor inquieto, que trabaja de modo distinto en cada nuevo proyecto: naturalista para un film social como Nadie Sabe, en clave de comedia al contar una historia de samuráis en Hana, en estilo clásico para el retrato familiar de Still Walking/Caminando o poético para la fantasía de Air Doll. Con Kiseki (Milagro) el cineasta nipón vuelve en parte a la senda de Nadie Sabe, empleando a niños como protagonistas y construyendo con ellos y sobre la marcha las diferentes escenas, en lo que Kore-eda ha denominado un «proceso interactivo», con el fin de contarnos la aventura de dos hermanos distanciados a causa de la separación de los padres y cuyo mayor deseo es el de volver a vivir juntos. Para conseguirlo, los hermanos no dudan en embarcarse en una temeraria aventura, consistente en ir al encuentro del lugar en que dos líneas del tren de alta velocidad se cruzan, pues les han dicho que la energía liberada por el efecto de la velocidad tiene la propiedad mágica de hacer que los sueños se cumplan. En el viaje les acompañarán varios compañeros y amigos, cada uno con su propio deseo. Un maravilloso film que de la mano de Golem ha recaudado 100.000 € y ha sido visto por 16.000 espectadores. Todo un récord tal y como iba marchando la primera parte del año 2012.

Una primera parte del año que se completaría con el estreno el 4 de Mayo de la segunda película coreana (como la primera de la mano de Mediatres Estudio), El Hombre sin Pasado.  El megahit del 2010 en Corea del Sur, venía avalado tanto por la crítica, como por el público (la película fue vista por más de seis millones de espectadores). Un thriller adrenalínico, oscuro y violento en la línea de la Venganza protagonizada por Liam Neeson o Leon, la cinta de Luc Besson que se estrenó en España tanto en VOSE como en Versión Doblada,  en una veintena de salas. Cuando Won Bin se hizo con el papel de Tae-shik en El Hombre sin Pasado, acababa de cumplir 32 años. Al principio, su nombre no se incluyó entre los escogidos a interpretar al personaje principal, ya que en una primera versión del guión, el director Lee Jeong-beom imaginaba para el papel a un vecino normal, más bien rellenito y con barba. Pero en cuanto Won Bin se mostró firmemente interesado en interpretarlo, el director desechó completamente su idea inicial. Entonces decidió decantarse por la ironía que suponía elegir a un actor tan poco adecuado (es una de las grandes estrellas del cine coreano) para la descripción de un vecino corriente, “ajeosshi”, en coreano y título original del film. Los resultados en taquilla, ligeramente superiores a los obtenidos por The Yellow Sea, con cerca de 5.000 espectadores y más de 30.000 € de recaudación, le han servido de plataforma para su lanzamiento en formato DVD/Bluray.

Avalon intentó repetir en el mes de Agosto la operación que tanto éxito le había dado el año anterior con el estreno de 13 Asesinos, en esta ocasión con Hara-Kiri: Muerte de un Samurai, ambos films del japonés Takashi Miike. Escaso ruido mediático, estreno en la mitad del mes vacacional por excelencia (15 de Agosto), y escasas copias en todo el territorio. Y lo cierto es que sin alcanzar los 40.000 € de recaudación del año 2011, el resultado comercial del film de Miike se quedó rozando los 35.000 €.  Rodar un chambara es el sueño de cualquier director japonés. Takashi Miike lo hace con la humildad de saber que es muy difícil que pueda aportar algo nuevo, respetando los códigos del género y a los directores que le han precedido. Quizá éste sea su mayor logro y a la vez, lo que le ha permitido complementar el film de Kobayashi, partiendo de la misma estructura. El recurso narrativo en el que se apoyan ambos films es el flashback (recurso estilístico utilizado habitualmente en el cine negro, donde la narración fragmentaria rompe la continuidad temporal). Este mismo recurso es utilizado de dos maneras diferentes, y a la vez, complementarias. Mientras Kobayashi plantea varios cortes en la narración lineal para contarnos el pasado de Hansihiro Tsukumo, Miike lo hace de una sola vez, en un solo flashback (de una hora de duración), lo que nos permite ahondar en aspectos de la vida del samurai que Kobayashi había obviado mediante elipsis (Miho y Motome se conocen de niños, el crecimiento de su relación de amor, la historia del primer seppuku simulado) profundizando así en la carga dramática de los personajes.

El último día del mes de agosto fue el elegido por Golem para el estreno de la que consideraba su perla asiática del año, Amor Bajo el Espino Blanco. La apuesta de Golem venía avalada por el tirón comercial del que goza el director de la misma, Zhang Yimou (La Linterna Roja, Ni Uno Menos…) y por la temática de la cinta: una historia de amor, enclavada en la Revolución Cultural china. El estreno asiático con mayor número de salas del año (aproximadamente 30 salas),  cosechó la mayor media por sala (unos 3.000 €), para acabar su carrera comercial con cerca de medio millón de € de recaudación y rozar los 100.000 espectadores. Basada en un best seller de la literatura china del mismo título de la escritora Ai Mi (que a su vez realizó la novela a partir del blog que ella misma empezó a escribir en 2007 inspirándose en el testimonio de uno de los protagonistas de la historia), Yimou se aleja del cromatismo, en ciertos momentos, exagerado de sus últimas producciones para acercarnos de nuevo a los años 70, en plena Revolución Cultural en China, y contarnos una fábula de amor puro, de inocencia, de miedos y esperanzas… a fin de cuentas de las vidas de dos jóvenes que se enamoran en tiempos difíciles y complicados.

Una co-producción entre Corea y Francia cierra los estrenos asiáticos del 2012 en el mes de Septiembre. Quién iba a pensar, cuando Ounie Lecomte presentaba en el Festival de Granada-Cines del Sur del año 2010 en la gala inaugural su película, por aquel entonces, A Brand New Life, que éste, su primer proyecto como directora, iba a tener un estreno comercial en las salas de toda España en 2012 y con el título Una Vida Nueva. La película, producida por uno de los grandes maestros del cine coreano Lee Chang-dong (Peppermint Candy), ha cosechado premios en el Festival de cine de Berlín, Festival de Palm Springs y Tokyo Film Festival, convirtiéndose en la película favorita del público del Festival de Granada. Ambientada en el verano de 1975 en una pequeña ciudad de Corea del Sur, la cinta sigue a Jinhee (la joven protagonista de El Hombre sin Pasado), una niña de nueve años que emprende un viaje, junto a su padre, hasta un orfanato de Seúl. Con el tiempo, Jinhee se acostumbra a vivir y a crecer en el orfanato, y en lo más profundo de su ser no querrá dejarlo. Se aferra a la esperanza de volver a ver a sus padres. Un film intimista, con un lanzamiento limitado, y que llevó al cine a unos escasos 1.100 espectadores.

Si bien encontramos otros estrenos comerciales en España durante el año 2012, podríamos referirnos a ellos como estrenos técnicos, ya que han acontecido en una sala y durante un corto espacio de tiempo. Así pues nos quedamos en ocho, como número de estrenos asiáticos en salas comerciales en España. Un número literario, Katherine Neville lo inmortalizó en el best seller “El Ocho”, y caracterizado, en numerología, por la tenacidad y la fuerza de voluntad. Esperemos que esas cualidades se manifiesten en el 2013. Un año que parece marcado por el continuismo de los condicionantes socio-económicos en nuestro país, pero en el que hay confirmados hasta cinco estrenos asiáticos en el primer trimestre. Un dato que nos permite respirar con un cauto optimismo.

Para ir abriendo boca, el 18 de Enero nos esperan dos grandes nombres de la cinematografía coreana en la cartelera española: Choi Min-sik, protagonista absoluto del llamado Uno de los Nuestros coreano, Namless Gangster y Kim Ji-woon, que debuta con The Last Stand en el mercado americano.

Ficha técnica de estrenos asiáticos en España 2012:

Estrenos de películas asiáticas. 8

Por países: Japón (2), China (3), Corea del Sur (3).

Por distribuidora: Mediatres (2), Golem (2), Avalon, Karma, Verne Films, Paco Poch (1).

Por recaudación: Amor Bajo el Espino Blanco (590.271 €)

Por porcentaje de copia: Amor Bajo el Espino Blanco.

Número de espectadores totales: 119.967

Recaudación total: 793.224 €

Un reportaje de:  Enrique Garcelán (CineAsia)

Comentarios
Deja tus comentarios

Cerrar

DESEO SUSCRIBIRME

A LA NEWSLETTER DE CINEASIA

[contact-form to=”cineasia@cineasia.net” subject=”Suscripción Newsletter CineAsia”][contact-field label=”Nombre” type=”name” required=”1″][contact-field label=”Correo electrónico” type=”email” required=”1″][contact-field label=”Localidad” type=”text”][contact-field label=”Mensaje” type=”textarea”][/contact-form]