MENU

El thriller fantástico en Corea del Sur: Corea da un paso hacia delante

28/01/2022

El thriller se ha situado, por derecho propio, como uno de los géneros más populares del cine coreano. Desde la explosión internacional de su cinematografía a principios del nuevo milenio, hemos visto infinidad de historias de venganza, en las que habitualmente la sangre queda mezclada con las lágrimas. Lo que no ha sido tan habitual históricamente es el uso del fantástico, pero en los últimos tiempos las cosas han cambiado, con la producción de varios títulos que mezclan ambos géneros con gran calidad. Aprovechamos el estreno en cines de Spiritwalker, en un evento de la distribuidora Cinemaran con la colaboración de la cadena de cines Cinesa desde el viernes 18 de febrero, para repasar algunos de estos títulos.



Los orígenes de la Nueva Ola

El realizador coreano Lee Chang-dong, ministro de Cultura en Corea del Sur de 2003 a 2004, durante el mandato del progresista No Mu-hyeon, estaba convencido por qué muchas veces, el verdadero terror para la sociedad coreana, más allá de los espectros vengativos de larga melena o de la mitología fantástica, hay que buscarlo en la propia realidad, De ahí la fuerza, la violencia y la brutalidad que destilan muchos de los thrillers coreanos, sobre todo los que nos dio en su inicio la Nueva Ola. 

Park Chan-wook es un nombre que no puede obviarse al hablar del thriller y del género fantástico coreano. Un director que se ha coronado como uno de los realizadores más personales de la cinematografía surcoreana, consiguiendo éxitos comerciales y escandalizando a crítica y público tanto por su temática como por su puesta en escena. De los 7 millones que pasaron por taquilla en JSA, sólo 200.000 se enfrentaron a Sympathy for Mr. Vengeance (el primer film del director que pudo verse en un festival de cine en España). Todo parece haber cambiado de uno a otro film, excepto un detalle: un director que sabe utilizar unos recursos u otros, dependiendo de la historia que quiere contar. En OldBoy (2003), la venganza actúa como mecanismo de supervivencia. No habrá perdón ni redención para sus personajes, uno acabará muerto y al otro no le quedará más remedio que borrar sus huellas, dejar al monstruo atrás y perder su memoria, para poder continuar adelante. Una trilogía que se cerraría con Sympathy for Lady Vengeance (2005), donde se presenta la venganza como vehículo para la redención, como la manera de expiar los pecados. Geum-ja (Lee Young-ae) sale de la cárcel después de 13 años en ella con un único propósito, vengarse de aquél por culpa del cual ingresó en prisión a los 18 años. Esta vez la venganza se sirve a través de los ojos de una mujer. Pero en esta ocasión ella no es el arma ejecutora, sino que sólo prepara el terreno y, al final, es una mera espectadora de la venganza que llevan a cabo los padres de los niños asesinados.  



Otro de los nombres imprescindibles dentro del género es Bong Joon-ho. Un director que después de trabajar como asistente en la dirección del director Park Gi-yong en el film Motel Cactus, comienza su carrera como director de largometrajes. Su segunda realización Memories of Murder-Crónica de un Asesino en Serie (2003), la historia de dos policías muy diferentes investigando los crímenes de un asesino en serie, ambientada en la sociedad coreana de los años 80 y todavía bajo la huella de la dictadura militar, se convirtió en la película más vista por el público coreano el año de su estreno, además de ser laureada en los diferentes festivales por donde se proyectó.  

Considerada por muchos como un Memories of Murder que acontece en la época Chosun y que bebe de clásicos como El Nombre de la Rosa (el papel interpretado por Cha Seung-won es muy similar al que interpretara Sean Connery), Blood Rain contiene elementos fantásticos (el elemento sobrenatural sobrevuela todas y cada una de las escenas en forma de un fantasma que reclama venganza), de thriller laberíntico (el director introduce los flashbaks dentro de la narración sin necesidad de preavisar al espectador, lo que confiere al conjunto la estructura de un puzle inacabado). 



El punto de inflexión: Snowpiercer 

Durante la entrevista que mantuvimos con el director en el año 2006, Bong Joon-ho nos explicaba cómo había llegado el proyecto de Snowpiercer a sus manos, y los tiempos de preproducción que se marcaba: “Realmente es un proyecto que existe y en el que tengo depositada muchas esperanzas. Pero no será inmediato. No antes de 2009 o 2010, la producción va a llevarnos mucho tiempo. Park Chan-wook, que es un gran amigo mío, realizará las labores de productor, haciéndome yo cargo de la dirección. Se trata de una adaptación de la novela gráfica La Transperceneige de Jacques Lob y Jean-Marc Rochette. Una historia que gira alrededor de un mundo devastado en el que un tren, rumbo al último refugio de la humanidad, se convierte en una suerte de Arca de Noé para los hombres“. 

2013 sería la fecha elegida para el estreno mundial de la película. Tras un período de preproducción que duró un año y tres meses, un rodaje de 72 días (algo más limitado que en sus producciones 100% coreanas, como Mother, con más de 90 días), realizado en el Estudio Barrandov de la República Checa, un proceso de postproducción largo en el que participaron técnicos coreanos y occidentales, rodeado de un reparto internacional entre los que destacan Chris Evans, Tilda Swinton, Jamie Bell, Octavia Spencer, Ewen Bremner, Alison Pill, John Hurt, Ed Harris, Ko Ah-sung y Song Kang-ho.

CJ Entertainment, el principal inversor de la película con un presupuesto de 40 millones de dólares (el mayor para una película coreana), decidió la fecha del 1 de agosto de 2013 para su estreno en Corea. La industria de cine coreana se jugaba mucho en esta producción, en términos de futuras coproducciones. Snowpiercer estaba pensada para un público global, pero la recuperación de la inversión pasaba por una respuesta positiva de la audiencia coreana. La respuesta fue espectacular: Snowpiercer era vista a lo largo del verano de 2013 por cerca de 10 millones de espectadores, con una recaudación próxima a los 60 millones de dólares. 

Luego vendrían los problemas en la distribución internacional de la película a raíz de la posición de los hermanos Weinstein, que exigieron al director cortar veinte minutos del metraje original. La guerra entre creador y distribuidores había empezado. Cinco meses después de su estreno en Corea, Snowpiercer sólo había llegado a las pantallas de Francia (con el interés añadido de que la película se basaba en una novela gráfica nacional), Hong Kong, Taiwán, Vietnam y Estonia. El film no había visitado ningún festival internacional, y empezaron a aparecer las primeras especulaciones.  

Aun y así, Snowpiercer consiguió la mayor recaudación VOD (video on demand) para una de sus producciones, La película había recaudado en las primeras semanas online, 5 millones de dólares (por encima de lo que había conseguido el film en su exhibición comercial en salas de cine). 



Train to Busan y el triunfo del thriller fantástico 

El inesperado paso del director Yeon Sang-ho a la imagen real tras emocionarnos con dos cintas de animación de fuerte calado social y visión realista como The King of Pigs y The Fake resultó el mayor éxito en la taquilla coreana del 2016 y el gran divertimento del año. Train to Busan llevó al cine a más de 11 millones de coreanos gracias a un cóctel que ya había preparado con un sabor más o menos cercano Bong Joon-ho en 2006 con The Host

Train to Busan es cine fantástico a la coreana, con las gotas de acción y de thriller, y de film de terror, imaginativo, con un ritmo endiablado que pone los nervios de punta haciendo temer por el destino de los protagonistas, un grupo de secundarios que se ganan el corazón (y alguno de ellos, el odio) del espectador y la dosis de melodrama familiar indispensable para soltar alguna lágrima por el camino. En este caso sorprende además la frescura de la propuesta partiendo de un género que tanto se ha utilizado en los últimos años como el de la epidemia zombi. El subgénero tuvo suerte en ese año, recibiendo dos buenas dosis de imaginación desde Asia, I Am a Hero y este tren cargado de infectados. 



El 2018 comenzó con un film que hizo historia, posicionándose en el top 5 de las películas más vistas de Corea del Sur. Se trata de Along With The Gods: The Two Worlds, una arriesgada apuesta del director Kim Yong-hwa quien ya fue premiado numerosas veces por su trabajo en la exitosa Take Off. Along With the Gods es el peliculón que llenó las salas de cine y solo se trata de la primera parte de la historia que se completará en verano con el estreno de su segunda entrega. Este es un film basado en un webtoon escrito y dibujado por Joo Ho-Min, cuya adaptación manga ha sido recientemente publicada en España. La popularidad de los webtoons, o las tiras cómicas digitales, ha ido creciendo exponencialmente en estos últimos años en Corea, y tan solo la cuenta de twitter de su autor tiene casi medio millón de seguidores.

Tras morir de forma inesperada, el bombero Ja-hong es llevado al más allá por tres guardianes. Sólo si pasa una serie de juicios y demuestra que es inocente en su vida, será apto para reencarnarse. Sus tres guardianes le apoyarán y le defenderán. Along With the Gods no solo ha sido un bombazo porque la historia ya era reconocida en el país, sino que también está arrasando en países como Taiwán, Hong Kong y el sudeste asiático, además de estar nominada en los Asian Film Awards a mejor película de acción, mejor diseño de producción y mejores efectos visuales. Superando los 13 millones de espectadores se h colocado como la cuarta película más vista de la historia del país, superando los récords de películas como El gran golpe e incluso la ya mencionada The Host

El gran éxito del verano y del año en 2018 en la taquilla coreana fue la segunda parte de Along With the Gods: The Last 49 Days. Superados los 12 millones de espectadores, aunque lejos de los 14 que consiguió la primera parte, repitió éxito esta fuerte apuesta de Kim Yong-hwa después de varios años persiguiendo su objetivo de llevar a la gran pantalla el webcomic original de Joo Ho-min. Repite la mayoría del reparto de la anterior producción, con la mencionable excepción de Oh Dal-soo, envuelto en problemas por acusaciones de acoso sexual en el pasado. con el añadido del cada vez más en alza Don Lee (Ma Dong-seok), el hiper musculado actor secundario convertido ya en un protagonista de solvencia probada, curiosamente en comedias, e incluso parte del Universo Marvel. 



Sorpresas y pandemia: el futuro del thriller fantástico 

Han sido bastantes los films que han posicionado un género que a principios de siglo XXI no era del gusto del público coreano. Pero en estos 20 años de transición, por un lado, la incipiente especialización de la industria tecnológica coreana, y la llegada de un nuevo público a las salas, han convertido este género en una de las sensaciones del momento. 

En 2017, una pequeña producción de CGV Arthouse dirigida por el debutante Jo Sun-Ho, A Day iba a convertirse en una de las estrellas de los festivales internacionales por los que pasó. Con una estructura similar a la de Atrapado en el tiempo, el film sigue a un importante médico que regresa a Corea de un largo viaje en el extranjero, y de camino para encontrarse con su hija, se cruza con accidente tráfico. Pero la víctima mortal del accidente no es otra que su hija, Eun-jung. La escena se repite una y otra vez (el viaje desde el aeropuerto, el accidente, etc), y en cada una de estas repeticiones, el protagonista obtiene nuevos detalles que le permitirán entender lo que está sucediendo e intentar salvar la vida de la niña. 

The Witch: Part 1. The Subversion del conocido director Park Hoon-Jung (New World) demostrará un año más tarde, en 2018, que el thriller fantástico ya es tendencia en Corea. Una película producida por Warner Bros. Korea que entró en el top ten del año, pero que por desgracia no pasó por ningún festival de género nacional para acabar en la plataforma Netflix. Con un argumento que puede recordar a Hanna, la película dirigida por Joe Wright en 2011. Una adolescente que ha sido criada por una familia que la encontró sin memoria, a la que regresan los demonios del pasado: en realidad siendo niña fue entrenada para convertirse en un arma humana. Como una especia de Hanna a la coreana, la película contiene fuertes dosis de acción y de fantástico en una trama de conspiraciones. Una estupenda cinta que, si la pandemia no lo impide, tendrá su continuación en 2022.  



Desde que sorprendiera en 2011 con su opera prima Bleak Night (en la que el director ponía sobre la mesa el acoso escolar y las desigualdades sociales en el sistema educativo en Corea en clave de thriller), muchos éramos los que esperábamos el nuevo trabajo de su realizador. Se ha hecho esperar, pero después de 9 años Yoon Sung-hyun regresaba en 2020 con un thriller que plantea un futuro distópico donde Corea se ha convertido en un país deprimido, con calles sucias, pobreza y marginalidad, en el que impera la ley del más fuerte. Vamos, casi un augurio de lo que sucederá hoy día si no cambia el modelo de crecimiento económico en el que el mundo está inmerso. 

Time to Hunt, que luce un excelente diseño de producción a la hora de mostrar esa futura Corea, además de emplear todos los recursos del thriller, sabe conectar con el espectador, tanto en la construcción de los personajes, como en la crítica social que plantea. ¿Hacia dónde nos conduce una sociedad hiper capitalista que no se detiene en las necesidades de su población? Algo que Yoon Sung-hyun ya apuntaba en su primera película, y que no deja de lado en su segunda producción. 

La película, tras su pase especial en el Festival de Cine de Berlín, tenía previsto su estreno en Corea el 26 de febrero de 2020, pero la crisis del COVID19 llevó consigo un aplazamiento en su lanzamiento comercial. Algo que fue aprovechado por Netflix para negociar directamente con su productora local Little Big Pictures, y firmar un contrato para la distribución mundial de la película en su plataforma, con fecha de estreno el 9 de abril. Sin embargo, Contents Panda, que en Berlín había negociado los derechos internacionales de la película para que esta pasara por diferentes festivales a lo largo del año, impugnó judicialmente el acuerdo. Al final, los tribunales dieron la razón a Netflix que estrenó la película el 23 de abril en la plataforma, y para todo el mundo. 



Spiritwalker: el triunfo de la imaginación y de la tecnología 

A pesar de que queda un largo camino, parece que la taquilla coreana en el mes de diciembre de 2021 intenta recuperarse. Varios de los estrenos que se vieron afectados por la pandemia comienzan a llegar ahora a las salas de cine coreanas, dónde han entrado con cautela. A principios de diciembre, la taquilla coreana se encontraba dominada plenamente por películas occidentales. Estas ocupan un total de seis puestos dentro del Top 10. Sin embargo, las películas locales también impulsan el ranking con muy buenas producciones. Podemos observar cómo el thriller, en este caso fantástico, parece ser uno de los géneros predilectos de Corea en estos momentos.  

En el primer puesto del Top 10 semanal en su semana de estreno se encontraba Spiritwalker. Una producción que, tras un año incierto, tuvo su estreno en las salas de cine coreanas el pasado 24 de noviembre. La película, dirigida por Yoon Jae-Geun (Heartbeat), presenta la historia de un hombre que, cada doce horas, se despierta en el cuerpo de otra persona ajena a él. Durante este proceso, sufre una pérdida de memoria que le impide recordar quién es en realidad. Desconcertado y desesperado por recobrar su propia identidad, emprenderá una búsqueda en la que se topará con más de una situación extraña; desde una misteriosa mujer que asegura reconocerle, hasta una organización secreta que lo persigue. Entre los actores que protagonizan este thriller de fantasía y acción, se encuentran Yoon Kye-sang (tras su memorable papel de villano en The Outlaws) como el protagonista, Park Yong-woo (Hwayi: A Monster Boy) y Lim Ji-yeon (The Treacherous). Recaudando un total de 2,98 millones de dólares en sus cinco primeros días, la película se mantuvo en el primer puesto de la taquilla coreana durante dos semanas. 

El 18 de febrero, la película se estrenará de forma exclusiva en las cadenas Cinesa de España. Sin duda, este regalo va a dar mucho que hablar por su extraordinario potencial como thriller de acción fantástico. 

Un reportaje de Enrique Garcelán

Comentarios

[…] sudor y lágrimas, llega Spiritwalker que aporta un sabor diferente al agregar un toque fantástico, una tendencia reciente como vimos en el pasado reportaje. Tras su paso por el Festival de Sitges o el Fancine de Málaga en 2020, y por fin su estreno en […]

Deja tus comentarios

Cerrar

DESEO SUSCRIBIRME

A LA NEWSLETTER DE CINEASIA