MENU

La frase de la semana: Alberto Elena y los cines del Sur

26/05/2014

14_webGranada aparece hoy, con su renovada capacidad para integrar en su seno todas las minorías culturales y religiosas que actualmente viven en ella, como el lugar ideal para convertirse en la sede de un festival dedicado a este tipo de cinematografías, que genéricamente podemos denominar “del Sur”, utilizando para ello el parámetro geopolítico que enfrenta las producciones culturales de los países septentrionales, el corazón del actual mundo globalizado, con las que quedan en la periferia misma del sistema“. Alberto Elena (1958-2014), director de Programación del Festival de Granada Cines del Sur.

Hay días en los que a pesar de encontrarte en el paraíso, la tristeza te embarga, sin que ninguna comedia cantonesa sea capaz de sacarte una triste sonrisa. Un martes por la mañana (hace apenas unas semanas) nos llegó la noticia de la muerte del profesor universitario y gran conocedor de la cultura asiática, Alberto Elena.

La primera vez que supimos de él, al encontrar en la biblioteca de Casa Asia un ejemplar de libro Seul Express (libro sobre cine coreano, escrito por el profesor Elena, y publicado por el Festival de cine de Las Palmas), sentimos una cierta envidia al ver que nos quedaba un largo camino por delante para adentrarnos en la cinematografía de Corea del Sur. Leímos el libro de un tirón, y hemos de reconocer que muchas de las clases que hemos impartido en universidades, centros culturales, o festivales desde entonces, contienen gran parte de la información que aprendimos en las páginas de aquel libro.

Viendo los conocimientos del profesor acerca del cine coreano, uno puede llegar a pensar que Alberto Elena sólo tuvo tiempo para conocer esa cinematografía en concreto. Y sería un grave error. Alberto dedicó gran parte de su vida a la investigación de las diferentes cinematografías periféricas, aquellas que difícilmente llegan a entrar en el box office donde 8 Apellidos Vascos ha hecho historia. El profesor investigaba, husmeaba hasta la extenuación en las raíces de cines como el indio, el filipino, el cine turco, el africano… A partir de ese momento, cualquier libro suyo que caía en nuestras manos lo leíamos con la misma ilusión con la que recordamos haber leído las novelas de Los Cinco, o los comics de Tintin, en la bibiloteca del cole.

Sólo hablamos con Alberto Elena una vez, dudo mucho que llegara a conocernos, y evidentemente, poco pudimos conocerle desde CineAsia, a no ser de las palabras que dejó escritas en sus libros, o de las palabras que muchos nos han referido acerca de él. Fue un momento breve, en medio de la vorágine de un festival. Como muchas veces sucede en esta vida, no tuvimos conciencia de que aquella sería la primera y la última vez que lo veríamos. Pero un recuerdo permanece intacto desde entonces. La ilusión que nos transmitió acerca de un proyecto que estaba gestando junto a Mirito Torreiro (profesor y crítico de El País durante muchos años), Esteve Riambau (director de la Filmoteca de Catalunya)… El proyecto vería la luz el año próximo en Granada, y tenía que ver con las cinematografías menos conocidas por el público, las cinematografías del sur…

El Festival Cines del Sur se viene celebrando regularmente desde ese año en Granada cuando llega la primera semana de junio. Y será gracias a él, y sobre todo, gracias a los libros que nos dejó, a los alumnos a los que estimuló en su búsqueda, y a todos aquellos con los que de una o otra manera se relacionó a lo largo de sus 58 años de edad, que Alberto Elena seguirá entre nosotros.

Esta semana empieza la 8ª edición del Festival Cines del Sur. Hasta siempre, profesor.

Comentarios
Deja tus comentarios

Cerrar

DESEO SUSCRIBIRME

A LA NEWSLETTER DE CINEASIA