MENU

Lost in Udine 5: diario de un ‘antipasti’ en el FEFF

03/05/2011

Día 4. Lunes 02 de Mayo: El efecto Quark
Buenos días, cineasiáticos. Lo difícil de los lunes, como ya bien sabéis, es que el cuerpo siga fiel a la costumbre adquirida a lo largo de sábado y domingo, y se aferre a las sábanas como alma en pena. Aún y así, en el Festival de Udine disponían de un buen antídoto: programar una de las películas homenaje a Michael Hui a las once de la mañana. Resultado: el auditorio del Teatro Nouvo estaba hasta la bandera, incluído el humorista hongkonés, engalanado de blanco de los pies a la cabeza.

Hemos de confesar que uno de los grandes aciertos del FEEF de este año es la retrospectiva Asia Ríe, como homenaje a uno de los genios de la comedia de Hong Kong, y por extensión de toda Asia. Michael Hui, como un aficionado más de los que se dan cita estos días en Udine, está disfrutando y está haciendo disfutar a todo el público que le rodea. Chiken and Duk Talk, es una muestra más de lo hilarante que puede resultar ver una película suya. Con lo que puede dar de sí una película ambientada en un restaurate (os podéis imaginar cucharachas en los platos de sopa, ratas corriendo arriba y abajo), el film fue un regalo para un auditorio entregado desde el momento en el que Michael Hui hizo aco de presencia.

El efecto Quark llegaría a primera hora de la tarde. Del mismo modo que Cannes tiene a Brillante Mendoza o Raya Martin como los nuevos abanderados del cine filipino, el FEFF empezó su amistad hace unos años con Erik Matti (Gagagmboy o Exodus), y Quark Henares (Keka, Super Noypi). Directores mucho más cercanos al gusto popular. Este año le tocaba el turno al segundo de ellos, Su película Rakenrol (2011) presentada en premiere mundial, viene a ser lo que el Casi Famosos de Cameron Crowe pero ambientado entre los grupos de rock y la cultura urbana pinoy, Un film, que sólo falla en el metraje (una hora y media hubiera bastado), pero que está repleto de momentos muy divertidos (algunos de ellos nos remiten a Scott Piligrim), contrastados con un final maduro, que dice mucho del conocimiento del director por el mundo artístico y en este caso musical.

Por cierto, de lo mejor su humildad al referirse a sus películas. Cuando le abordamos en el hall del Teatro Nouvo para comentarle las impresiones acerca de sus películas, se quedó alucinando de que conociéramos Keka (su película favorita), o Super Noypi (de la que no tuvo reparos en decir: “pero si es… basura”). Este fue, el efecto Quark.

Intermedio gatronómico: Antes de decidir si nos quedábamos a la sesión de madrugada del FEFF nuestro paso por la pizzería de más fama de los alrededores, la inigualable “Pizzeria Quadrifoglhio”, provocó que nuestros estómagos se solidarizaran con el resto del cuerpo y decidiéramos hacer un alto en el camino. Mientras escuchábamos la liga italiana por la radio, dimos cuenta de unas estratosféricas pizzas. Evidentemente lo de tomarse un tiramisú estaba fuera de nuestras posibilidades. En su lugar, lo cambiamos por una pastilla digestiva.

En último lugar dejo la película hongkonesa Lovers Discurse (Derek Tsang & Jimmy Wan, 2011). Producida por Pang Ho-cheung y dirigida por el hijo de Eric Tsang, el film es una de las grandes sorpresas que el FEFF nos tenía preparadas. Un film coral que os emocionará, donde reiréis, contemplando un lienzo donde varias historias de amor se entrecruzan. Bellísima cinta, con una fotografía deslumbrante. ¡Perseguidla!

Comentarios
Deja tus comentarios

Cerrar

DESEO SUSCRIBIRME

A LA NEWSLETTER DE CINEASIA