MENU

Mondo Macabro: una sesión doble inolvidable

12/10/2010

De nuestro colaborador Óscar Sueiro

Mondo Macabro: Hausu + Kwansukui Dracula

Antes de hablar de las películas en sí mismas, voy a poneros en antecedentes y explicaros lo que son las sesiones de Mondo Macabro. Imaginaos una película muy mala, no, esa no, una más mala todavía. ¡Nooo… más mala aún! Probablemente no conozcáis películas tan malas como las que programa esta sección, pero ojo, por que están escogidas muy a conciencia. Ya llevan unos años organizando proyecciones en el Festival de Sitges, y hemos podido ver joyas serie Z del calibre de Satánico Pandemonium (La Sexorcista), Lady Terminator, Oily Maniac, Virgins From Hell… Hay que adentrarse en las profundidades del cine tailandés, chino, japonés, incluso filipino para rescatar esa retahila de maravillosos despojos del celuloide. Y yo, usando la lógica, creo adivinar que son sesiones ideadas para el cachondeo del personal, para reírse, cosa que no significa que no respetemos ese trabajo, y remarco lo de “yo” por que hay parte del público que no lo entiende así y se molesta cuando hay frases ingeniosas, aplausos, etc. Lo siento, pero no puedo concebir que esos films se puedan tomar en serio, y Mondo Macabro tiene que ser una fiesta, y ha habido años que lo ha sido con la complicidad de toda la sala, como ha de ser.

Hausu es psicodelia pura, una especie de pretexto para usar todos los efectos especiales al alcance de esa época, 1977. No hay palabras para describirla, sólo puedo linkar el trailer y dejar que alucinéis…

No importa el argumento, no importa lo que pase, hay que verla, hay que hacer ese viaje mágico sin sentido. Yo desde luego, me la voy a comprar en dvd aprovechando la magnífica edición que saca Criterion.
Kwansukui Dracula, otra rareza, esta vez de Corea del Sur, del año 1982, y mucho más convencional. Una película de vampiros, que aunque intenta cogerle algo prestado a la Hammer Films, queda en absoluta evidencia por su falta de medios, de capacidad interpretativa y de todo. Sólo comprendida contextualizándola en su espacio tiempo o en una sesión de Mondo Macabro o Trash entre amigos (proyecciones serie B comentadas en directo por Nacho Vigalondo, Rubén Lardín, entre otros).
En fin, una noche llena de magia, encanto, romanticismo y buen humor. Echadle un vistazo a la web y
ya me diréis si esto es serio.  ¡Viva la serie B, la serie Z, y el exploit!
Comentarios
Deja tus comentarios

Cerrar

DESEO SUSCRIBIRME

A LA NEWSLETTER DE CINEASIA