MENU

Programación asiática de Sitges 2012: Entrevista a Ángel Sala (Primera parte)

13/09/2012

Este año, y para darles la palabra a los ‘cineasiáticos’ seguidores del Festival de Sitges y de CineAsia, la entrevista que cada año le hacemos a Ángel Sala, director del certamen, la han realizado los fans. De entre todas las preguntas recibidas en CineAsia, hemos realizado una selección de las mismas que hemos reordenado en 3 bloques temáticos y las hemos transmitido tal cual al entrevistado. Una entrevista que esperamos sea de vuestro agrado y colme las expectativas que el aficionado cineasiático tiene puestas en el Festival que acontece en menos de 4 semanas. Además, recordad que de entre todos los mails recibidos, realizaremos un sorteo de entradas para acudir a algunas de las sesiones asiáticas del Festival (y del que os informaremos debidamente más adelante). Así que… allá vamos…

Primer bloque temático: Sobre la importancia del cine asiático dentro del festival, sobre guetos y sobre retrospectivas a clásicos, homenajes, etc.

-Pregunta: Gracias a la organización del Festival de Sitges el mundo del cine asiático se ha acercado más a nuestras vidas. Yo personalmente creo que es lo mejor del festival, a falta de un certamen único de cine asiático en Barcelona, con la desaparición del BAFF. Señor Ángel Sala, ¿cómo de importante es esta sección para usted?

Ángel Sala: La sección es tremendamente importante. Piensa que en este momento Sitges es uno de los escasos foros en todo el estado en el que se programa una sección centrada en el cine asiático, tocando unos géneros en los que el cine oriental es líder, como puede ser la animación, la acción, el terror o la ciencia-ficción… El Festival de Sitges tiene una labor de investigación que nos ha permitido descubrir y confirmar nuevos valores procedentes de estas cinematografías. Y mucho no nos hemos equivocado: Kim Ji-woon está trabajando en estos momentos con Arnold Schwarzenegger (The Last Stand), Park Chan-wook ha terminado de rodar una película con la Fox (Stoker), o Bong Joon-hoo, que tiene en marcha su nuevo proyecto, un film de ciencia-ficción con producción americana y basado en un cómic francés (Snowpiercer). Esperamos, con nuestro granito de arena, seguir favoreciendo la aparición y confirmación de nuevos talentos orientales en Occidente.

-Pregunta: Desde hace muchos años soy asiduo al Festival de Sitges y creo que una de las grandes cosas que hay que agradecer es el peso que ha tenido a la hora de fomentar el cine asiático. A pesar de ello, mi pregunta para Ángel Sala puede implicar cierta polémica: Hola, Ángel. A pesar de que vuestra selección de cine asiático suele ser bastante satisfactoria, ¿no crees que el Festival de Sitges ha logrado una normalización del cine asiático que no se ha llegado a alcanzar en los circuitos comerciales y que ya va siendo hora de que se eliminen ‘guetos’ dentro de la programación del festival? Imaginamos que Salvador se refiere a la existencia de una sección específica destinada al cine asiático.

Á.S.: Piensa, Salvador, que de no existir una sección centrada en Asia, no se podrían ver tantos títulos asiáticos en el Festival. La sección Casa Asia tiene un público muy fiel, que llena muchas de las sesiones en el cine Retiro. Esas 12 ó 15 películas no podríamos incluirlas en otras secciones, además de las producciones asiáticas que ya tenemos seleccionadas en Sección Oficial, en Nuevas Visiones, en la Sección Seven Chances, en Midnight Xtreme… en Anima’t. Los festivales suelen segmentar la programación, porque es una manera de ofrecerla mejor al público, para que se pueda dedicar, según sus preferencias, a seguir uno u otro de los itinerarios que se les ofrece. A la larga, el que una película compita en una u otra sección, no va a ser tan determinante. Lo importante es que la película ha podido verse en Sitges, y al final es lo único que recuerda el público, más allá de que reciba uno u otro galardón. Pienso, sinceramente que no hay otra manera de hacerlo.

-Pregunta: En los últimos años la mayoría de las películas asiáticas (y no asiáticas de más interés, originalidad y autoría) las encontramos en el Retiro y el Prado, que probablemente es donde está el verdadero ambiente del Festival, quedando el Auditori como el espacio más comercial y de “actos sociales”, por decirlo de alguna manera. ¿Este año el cine asiático pisará con fuerza el Auditori?

Á.S.: A pesar de que entiendo la pregunta, pensemos que el cine asiático lleva pisando con fuerza el Auditori desde hace muchos años. Recuerdo el pase de OldBoy un sábado en horario estelar en el año 2004. O Sympathy for Lady Vengeance o El Sabor de la Sandía de Tsai Ming-liang. Lógicamente el Auditorio es un espacio con 1.400 butacas que hay que gestionar muy bien, ya que en un festival, además de programar hay que ser gestores de los espacios. Por tanto en el Auditorio intentamos concentrar aquellas producciones que convoquen a un mayor porcentaje de público, y sinceramente, llenar el Auditorio no es nada fácil. Sí es cierto que también asumimos riesgos, ya que a pesar de haber ganado la Palma de Oro, la proyección de Uncle Boonmee… de Apichatpong Weerasethakul, en prime time, era todo un riesgo que al final se saldó con un aforo de 900 entradas vendidas. Además, siempre hemos mimado las producciones de animación japonesas, como Studio Ghibli y otras. Muchas de ellas se han proyectado en este espacio, y la respuesta ha sido muy positiva. Sin ir más lejos, este año, se proyectan unas 15 películas asiáticas en el Auditorio… una cantidad muy, pero que muy importante.

-Pregunta: ¿Nos encontraremos en las próximas ediciones con algún que otro homenaje al cine asiático o alguna película asiática (imagen del Festival incluida)?

Á.S.: Es algo que nos hemos planteado ya, y que no descarto. Sería un buen momento para dedicar el Festival a algún rasgo propio de la cinematografía asiática. A un director como Chang Cheh o a la Shaw Brothers. Pero también es importante valorar lo que encanta a una parte del público (entre los que me encuentro yo mismo), y lo que tiene una visión más mediática o mainstream. Un leit motiv más comercial, entre comillas, en un momento como el que vivimos, siempre facilita la labor de búsqueda de patrocinadores, colaboraciones… Algo que, aunque nos de pena, es difícil que pueda conseguir un director tan importante como Tsui Hark. Vivimos en un país en el que la distribución del cine asiático en festivales es muy buena, pero a nivel del consumo del público en general, no lo es tanto. No vivimos en Francia, ni en Inglaterra, ni tan siquiera en Estados Unidos. La mayoría de los films asiáticos no llegan a estrenarse, y los que se estrenan, lo hacen de una forma limitada, casi invisible. Nos sorprenderíamos si preguntáramos en la cola de un cine, un viernes por la noche, quién es Park Chan-wook

 -Pregunta: Sitges se ha convertido en el punto de recepción del cine asiático en nuestro entorno, aún más tras la lamentada desaparición del BAFF. El público asiduo al certamen puede tener una visión bastante amplia de los cineastas y obras contemporáneas del continente asiático. Pero tal vez para entender las obras actuales en toda su dimensión sería adecuado conocer las que las influyeron, los cineastas que precedieron a los autores actuales. ¿Os planteáis algún tipo de revisión, retrospectiva o similar de cineastas, géneros, etc? O en caso de que consideréis que vuestra función es meramente de actualidad, ¿se plantea algún tipo de colaboración para complementarse en este sentido con otras organizaciones tipo Filmoteca, cine-clubs o similares?

Á.S.: Sinceramente, una de las cosas que más anhelo realizar es una gran retrospectiva sobre varios aspectos relacionados con el cine asiático. Por ejemplo, una retrospectiva sobre el chambara, otra sobre una de mis filias personales, la Shaw Brothers, y una definitiva acerca del cine fantástico japonés. Pero eso, en la coyuntura actual en la que vivimos, no es posible. Un festival no puede asumir un coste tan elevado, tendrían que llover los patrocinadores… Otra cosa es el establecer colaboraciones off-festival con entidades como la Filmoteca, entidades privadas. Dentro del Festival, ni tenemos espacio (sólo hay tres salas donde se está programando), lo cual implica que no se pueda plantear una retrospectiva de más de diez títulos (y para hacer una retrospectiva sobre el chambara necesitaríamos como mínimo 40 títulos), ni, por desgracia, es económicamente viable.

En este caso podríamos hablar de la colaboración que establece el Festival con la Filmoteca, proyectando durante el mes de Octubre los siete títulos que componen la Sección Seven Chances, y entre los que encontramos tres títulos asiáticos: la producción coreana con guión de Kim Ki-duk Poongsan, 10+10, una película producida por el director taiwanés Hou Hsiao-Hsien y firmada por diez directores noveles de la cinematografía china, y por último contamos con la presencia de Caterpillar, del realizador japonés Koji Wakamatsu, una obra maestra que, hasta este momento, no se ha podido ver en nuestro país.

Comentarios
Deja tus comentarios

Cerrar

DESEO SUSCRIBIRME

A LA NEWSLETTER DE CINEASIA

[contact-form to=”cineasia@cineasia.net” subject=”Suscripción Newsletter CineAsia”][contact-field label=”Nombre” type=”name” required=”1″][contact-field label=”Correo electrónico” type=”email” required=”1″][contact-field label=”Localidad” type=”text”][contact-field label=”Mensaje” type=”textarea”][/contact-form]