MENU

Reseñas Sitges 2012: Ace Attorney (Japón, 2012)

28/12/2012

Ficha Técnica. País: Japón Año: 2012 Director: Takashi Miike Con: Takumi Saito, Makoto Ayukawa, Shunsuke Daito, Rei Dan, Hiroki Narimiya, Akira Emoto. Género: Comedia, crimen, drama, fantástica.

Ace Attorney es la adaptación de la franquicía de videojuegos de la Capcompara la Nintendo Gameboyy DS, que sólo en Japón ha vendido más de cuatro millones de copias y pertenece al género de aventura conversacional y gráfica. Estas Navidades ha sido editada en dvd y blu-ray por Selecta Visión.

El mayor reto de llevar este videojuego a la gran pantalla, es crear una película que satisfaga a los fans, pero que además pueda ser disfrutada por el espectador que nunca haya oído hablar de Phoenix Wright (el personaje protagonista). Reto que consigue superar, y es que a pesar de sus dos horas y cuarto de duración, con algún momento en que baja el ritmo narrativo, de sus agujeros argumentales y de lo absurda que puede resultar, en algún momento, la acción de la película, Miike consigue proporcionarnos un buen e intrigante thriller judicial con mucha comedia. Una adaptación redonda.

El argumento está basado principalmente en el primer juego de Ace Attorney y narra de manera fiel el material original: una historia que se enreda en una compleja red de diversos casos que irán entrelazándose y atando cabos sueltos unos con otros. Esto lleva a nuestro protagonista, el joven e inexperto abogado Phoenix Wright, a descubrir la verdad sobre los hechos ocurridos años atrás, en un caso de asesinato de un reconocido abogado.

Podríamos decir que esta es la segunda película “blanca”, más o menos consecutiva, del director, su segunda película realizada completamente para todos los públicos después de la reciente Ninja Kids. Y también, es su segunda adaptación de un videojuego a la gran pantalla, tras convertir Yakuza en Like a Dragon, pero ofreciendo un resultado mucho mejor y desde luego más fiel. En lugar de tratar de encajar en el mundo real el universo del juego, Miike convierte el videojuego (con estética manga) en un live-action totalmente respetuoso con el original, prestando especial atención a los detalles y provocando la sensación en el espectador de estar viendo un delirante cartoon en carne y hueso, algo que ya consiguió en Yatterman. Al adaptar plenamente el estilo de juego, manteniendo algunos momentos clave e icónicos, también mantiene su surrealista y delirante ambientación con toque futurista y su extravagante diseño de los personajes, que pueden dejar descolocado al espectador despistado, pero que enamorará seguro tanto a los fans del videojuego como a los del Miike más absurdo. No sólo su director parece que se haya divertido realizando esta película, sino también los actores, que son capaces de trasmitir esa frescura y diversión al espectador, y hacernos cercanos y creíbles unos personajes tan extravagantes. Personajes memorables, carismáticos y con una ferviente presencia, muy propios de la filmografía del director, siendo en numerosas ocasiones la mayor fortaleza de sus películas.

Tanto la puesta en escena, que respeta rasgos característicos de los personajes como su vestimenta o peinados, como los actores, que imitan los gestos de los originales, tendiendo a sobreactuar (algo muy acorde con la teatralidad de la película), hacen inevitable el tono surrealista de la ambientación y del propio desarrollo de la historia, muy cartoon. Hiroki Narimiya (Nana, Azumi) y Takumi Saito (Space Battleship Yamato, 13 Asesinos) destacan como los máximos protagonistas de la película, interpretando a la perfección a sus homólogos del videojuego, el abogado Phoenix Wright y el fiscal Miles Edgeworth, respectivamente.

Quizá no sea la mejor película de Takashi Miike y puede que defraude a los fans más extremos del director, pero lo que sí podemos afirmar es que esta divertidísima película es una de las mejores adaptaciones de un videojuego, y que apasionará a los fans de Phoenix Wright. Y si no es así, sólo hay una cosa más que decir, el grito de guerra de Phoenix alzando la mano: “¡Protesto!”.

Lo Mejor: Cómo Miike es capaz de, no sólo adaptar el universo del videojuego a la perfección, sino de darnos un espectáculo muy divertido y emocionante.

Lo Peor: Su duración, le sobran 20 minutos.

Por nuestra colaboradora Patricia Obiol (El Pozo de Sadako)

Comentarios
Deja tus comentarios

Cerrar

DESEO SUSCRIBIRME

A LA NEWSLETTER DE CINEASIA