MENU

Stoker: un sorprendente regalo ‘Made in Hollywood’ de Park Chan-Wook

14/05/2013

Tras la trilogía de la venganza (OldBoy, Sympathy for Mr. Vengeance, Sympathy for Lady Vengeance), el esteticismo poético de Park Chan-wook parecía que había llegado a su culminación. Pero me equivoqué. El maestro coreano ha desembarcado en Hollywood con una pieza con la cual demuestra la totalidad orgánica del cine de género: Stoker.

Sus fans saben que Vértigo de Hitchcock ha influido al director coreano tanto, que el cine del director británico está presente en la filmografía de Park. De hecho, el director afirmó en la rueda de prensa que tuvo lugar en el Festival de Cine Fantástico de Bilbao, FANT de 2013, que Hitchcock no sólo representa el género de thriller, sino que él en sí es el propio género. Además, Park definió que Stoker es la segunda parte de la trilogía inacabada de un cuento sobre la maduración de los adolescentes. Es decir, Soy un Cyborg fue la primera parte de la trilogía y tiene intención de crear la tercera en un futuro indeterminado.

Stoker, como delata el título, narra la historia de una familia “metafóricamente” vampírica, entorno a la protagonista adolescente, India Stoker. A medida que se desarrolla el relato se desvela el misterio bajo una tensión asfixiante. La interpretación sublime de Mia Wasikowska (conocida por Alicia en el País de las Maravillas o Jane Eyre) oscila entre la inocencia y la madurez de una adolescente autista, al mismo tiempo increíblemente inteligente, con lo que de este modo contribuye a aumentar la genialidad de la película.

El guión original de Wentworth Miller atrajo al director Park por los espacios en blanco que ofrecía (un guión sin demasiados diálogos), en los cuales el director podía explayarse como quería. El director calificó la experiencia con la productora hollywoodiense muy positivamente, incluso espera que su cine se acerque más al público occidental con esta película en idioma inglés.

Park  no ha abandonado en esta última obra los temas principales de su cine como la venganza, el incesto, la violencia, la delgada línea entre el bien y mal, etc. Por todo ello, Stoker, a pesar de ser un producto Made in Hollywood, contiene todo el lenguaje cinematográfico y la filosofía de Park Chan-wook. En definitiva, el cineasta coreano de culto invita a los espectadores a que pongan en duda los diálogos de la película, incluso el comportamiento de los personajes… que en algunos momentos pueden engañar al público. Esta sería la manera más auténtica de disfrutar de su película.

Por nuestra colaboradora Jiyoung Youn

Comentarios

Muchos cineastas han quedado limitados al intentar desarrollar nuevos trabajos en Hollywood. Es una buena noticia que Stoker contenga la esencia del cine de Park Chan wook, su elegancia en un thriller inquietante.

Es algo, como dices, no muy común. Pero estamos de enhorabuena. Ojalá todos los debuts de directores fueran como este o similares.

Deja tus comentarios

Cerrar

DESEO SUSCRIBIRME

A LA NEWSLETTER DE CINEASIA